Calvin Klein es un hombre, es una tienda  y es una marca. Esto lo afirmamos porque este afamado modista estadounidense  es todo un icono en la moda actual, en su largo trayecto de profesional se ha dedicado a darse un nombre en su profesión, pero adicionalmente ha dedicado parte de su vida a ser reconocido por su tienda y marca. 

Desde el año de 1968 ha aparecido en cada una de sus prendas un logotipo minimalista indicando el nombre de su dueño Calvin Klein. El mismo en esa primera etapa fue elaborado  por un famoso diseñador de origen Gales conocido como Jeffrey Banks. Al principio este logo solamente era colocado en el bolsillo trasero  de sus los pantalones Jeans, pero poco a poco fue invadiendo cada uno de los artículos que fabricaban. 

Según los entendidos de la materia esta marca durante toda su historia ha tenido cuatro logos que la distinguen, pero el que la representa actualmente hace su aparición en el mes de febrero de 2017, en donde la casa afirma que su nuevo diseño es un compromiso con sus orígenes, su fundador y por supuesto con los principios que ha tenido esta excelente casa de modas. Un logo bastante sencillo donde denota que han cambiado sus letras con el nombre de CALVIN KLEIN en letras mayúsculas. 

Este logo ha sido una creación de Peter Saville, famoso diseñador gráfico que se ha encargado de diseñar las portadas de discos de variados artistas reconocidos como Duran Duran o Wham. 

Algo significativo que tiene este logo es que es utilizado en tres colores diferentes, los cuales identifican tres líneas dentro de la marca,  dejando el negro para sus diseños de alta costura, el gris se usa en su ropa cotidiana  y el blanco que está reservado únicamente para la ropa deportiva.